El doctor Alberto Biota Palacios, dedicado en exclusiva a la ortodoncia, os aconsejará el tratamiento más adecuado para vuestros hijos.

Los niños tienen las mejores condiciones para realizar los tratamientos de ortodoncia, ya que su hueso todavía está en crecimiento y nos permiten más opciones de tratamiento que los adultos:

  • Técnicas en expansión para evitar el desarrollo inadecuado de los maxilares, con ortodoncia removible
  • Cuando ya están todos los dientes definitivos, la ortodoncia fija (brakets metálicos o blancos, incluso con gomas de colores) nos permite alinear los dientes y conseguir una buena masticación

¿Cual es la mejor edad para poner ortodoncia?

Depende de cada persona, pero conviene que a partir de los 6-8 años el odontólogo general revise la oclusión (cómo muerde) el niño y en caso de ver alguna alteración consultar con el ortodoncista. Hay veces que es recomendable actuar de inmediato y otras conviene esperar a que el niño tenga todos los dientes definitivos o sea más maduro.

¿Duele? ¿Me puede poner aparato solo por la noche? ¿Y si me salen llagas?

La ortodoncia no suele ser dolorosa ni especialmente incómoda, pero siempre hay bocas más sensibles que otras. En caso de tener incomodidades, el dentista puede recortar algún alambre, publir el ángulo que molesta o colocar un cemento para solucionarlo.

Sí que es habitual que los 2 o 3 días tras cada ajuste el niño note una mayor tensión o molestias al morder, que se soluciona con un analgésico común o tomando bebidas frías. Si el problema continúa hay que consultarlo con el dentista.

¿Qué precauciones debo tener?

¡¡¡Muchísima higiene!!! Los brackets aumentan las zonas de retención de alimento en la boca, por lo que los niños deben lavarse los dientes inmediatamente después de cada comida. Además, hay ciertos alimentos que no pueden tomar (frutos secos, chicles, etc…) y deben evitar ciertos hábitos (mosdisquear lápices, morderse las uñas…).

Cuanto más formales y cuidadosos sean los chavales más corto será el tiempo de tratamiento.