En la sociedad actual cada vez es más importante nuestra imagen, y eso se ha reflejado, por supuesto, en la odontología. Cada vez hay más demanda de tratamientos estéticos y cada vez la odontología nos ofrece más posibilidades.

Lo más importante es realizar un estudio personalizado de cada persona, viendo cuales son sus necesidades, sus espectativas y qué opciones tenemos para mejorar su sonrisas.

Los tratamientos estéticos incluyen:

  • Blanqueamiento dental
  • Limpieza con bicarbonato no abrasivo para eliminar manchas de café, tabaco, etc…
  • Carillas de composite o porcelana
  • Fundas de Zirconio
  • Ortodoncia
  • Prótesis con ataches (para que no se vean los “ganchitos)
  • Gingivectomías..
  • etc

Los tratamientos estéticos no se pueden entender algo aislado, sino enfocarlos en el entorno de la salud general de la boca.

¿En qué consiste el blanqueamiento dental? ¿Tiene efectos secundarios?

El blanqueamiento dental consiste en aplicar un agente químico sobre los dientes que aclara su tono y elimina las manchas internas (esas que no desaparecen con una limpieza). La duración del efecto del blanqueamiento depende de los hábitos que tenga cada persona. Una persona con buena higiene, que tenga buenos hábitos alimenticios tendrá un resultado estable a largo plazo. Una persona que fume mucho, o no esté dispuesta a tener una higiene escrupulosa y unos cuiadados con su alimentación quizás debería optar por otro tipo de tratamiento.

No tiene efectos secundarios permanentes, pero es habitual que, durante los primeros días, el paciente evite alimentos fríos porque le produzcan más sensibilidad. En cualquier caso, el odontólogo debe valorar su boca para detectar posible patologías (caries, retracción de encías, etc) que puedan contraindicar el tratamiento.

share